Nos vemos en Las Llanas

colectivo

Es todo muy Baraka. Hace tres jornadas, de haber ganado, nos habríamos puesto líderes. Sin embargo, tres semanas después, somos séptimos y estamos a cuatro puntos de las plazas que dan acceso a las eliminatorias de ascenso. Por todo ello, el choque de esta jornada se antoja decisivo y definitivo para apurar las opciones de cumplir el objetivo marcado para la temporada que no es otro que la clasificación para el playoff. Y qué mejor rival que visitar la cancha del Sestao River para coger ese último tren. Lo de mejor rival lo digo tanto irónicamente como totalmente en serio; irónicamente porque el contendiente es complicadísimo por el mero hecho de que es el derby de la margen izquierda y ese ya es acicate suficiente para que los verdinegros se dejen la piel sin necesidad de hacer más cábalas motivadoras. Y totalmente en serio precisamente por lo mismo, porque amén de apurar las opciones, la posibilidad de volver a ganar al eterno rival ha de suponer un punch para los nuestros.

Así, con todo, mañana estaré en Las Llanas, en el vetusto estadio sestaoarra. Porque los malos resultados no impedirán que me acerque a sus gradas de pie y de piedra ataviado con mi bufanda amarilla y negra. Lo haré como lo he hecho otros muchos años. Como lo hice hace veinte, por ejemplo, fecha a la que pertenece la fotografía que encabeza este post y que le he birlado a la gente de la página de Facebook Histórico Barakaldo CF. Se trata de un River – Peñarol de 1995 en el que recibimos una buena tunda futbolística ya que los barakaldeses caímos derrotados por 5 goles a 1. Una paliza que, por otra parte, no empañó una jornada festiva y colorida, que nos llevó andando de Barakaldo a Sestao por el barrio de Simondrogas, parando en muchos de los bares que íbamos encontrando. Recuerdo que me acompañó a aquel partido Rua, un amiguete al que realmente no le gusta el fútbol y que, sin embargo, se apuntó a la jarana ataviado con una pegadísima camiseta de la selección alemana. Recuerdo que aquel partido, en Las Llanas, Rúa fumaba en pipa. Él que por aquel entonces escucharía a Sabina y se declararía seguidor colchonero sin saber quién dirigía el banquillo del equipo madrileño. Recuerdo también a un gigantesco aficionado verdinegro que, en el descanso, se acercó a donde nos ubicábamos los hinchas del Baraka y nos instó a no mentar más a su madre o a la de sus compañeros de grada. Recuerdo que lo dijo de tal manera que, durante la segunda parte, nuestros cánticos parecían diseñados por Ned Flanders. Bueno, a la amenaza también habría que sumar la lluvia de goles que encajábamos en esos segundos 45 minutos. En fin… Pequeñas pinceladas de hace ¡¡20 AÑOS!!

Nostalgias aparte, espero que mañana volvamos al pueblo con los tres puntos en el zurrón y, de esta manera, las ilusiones de la temporada no acaben de forma abrupta a falta de 6 partidos por disputarse.

Por cierto, si quieren entender cómo se vive el derby de la margen izquierda desde el punto de vista de algunos peñistas del Barakaldo, lean el artículo que escribí para VAVEL a finales de 2013. Por otra parte, me estoy dando cuenta que el último post que le he dedicado a mi fiebre gualdinegra fue coincidiendo con el derby contra el Sestao de la primera vuelta… Curioso.

Buenas tardes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s