29 de junio. Mi Banda Sonora.

Hola. Qué tal.

Una semanita de vacaciones, sí. Muy guay y eso. Regresamos. Pero poco a poco. Con cosas en la cabeza que me gustaría compartir y que, finalmente, no haré. O sí. Ya veremos.

Cáceres, el pueblo y Castro.

En Cáceres y en el pueblo, con mi tía, con mi prima, mi querida Judith, con Julia, Noelia, Belén y tal. Una visita muy familiar. Un viaje que me apetecía. Me apetecía conectar con la tierra de mis padres. Otra vez. Visitar, por ejemplo, el palacio de Mayorazgo donde sirvió mi ama o ver los secarrales adyacentes al pueblo que, a buen seguro, le tocaría currar a mi padre antes de subirse para acá.

Y el ambiente de Cáceres. Sus bares (El Corral de la Cigüeña, el Bogaloo) y sus gentes. Y su tapeo y sus tostas y su patatera y su queso y sus cañas y su gente, again.

Unos días por aquellos territorios que me apetecía hacer con Nicolás (y con Ana, of course), que se lo ha pasado teta en la capital extremeña y en el pueblo (aunque ahí ya cuando cayó un poco el fuego que emanó ese día) y que ha conquistado a toda la gente que ha conocido.

¿Y la banda sonora de esos días? La ya clásica C86 del coche. Y los discos comprados en la tienda Keramidas. Unos singles de Fairfield Parlour y de los Creation. Unos LPs de Los Huracanes y Pistones. Y Rafa, su responsable, colega de mi prima, un tío majo, con proyectos guapos (dos sellos discográficos – Sunny Day Records y Sweet Grooves Records – y un club de amigos para organizar bolos) y replicables por estos lares, que acabó regalándome dos referencias de sus discográficas: un EP de Súper Cadáver y un LP de unos daneses que les va el rollo costa Oeste o Beach Boys que se llaman Surf School Dropouts. Tienda guardada como favorita y que, obviamente, habrá que volver a visitar en futuras visitas a Cáceres.

Y Castro. Comenzamos ya la temporada de playa, de cañita en la Cierbanata y de vermú en la terraza o bordillo en el Alfredo. Y de jalada inaugural del estío 2015 en el fantástico El Túnel de Mioño. Han faltado, eso sí, las sardinas y el bonito de La Perla aunque bueno, queda todo el verano por delante. Y el “m b v” de My Bloody Valentine sonando en el coche en los cortos desplazamientos por la localidad marinera.

Más que banda sonora la cosa ha quedado como un resumen exprés de mis primeras vacaciones 2015. Sea como fuere, sed bienvenidos de nuevo a esta vomitorio cienfebrista.

Y ésta ha sido, más o menos, mi banda sonora vacacional que sirve para confeccionar la de hoy, lunes, 29 de junio de 2015, día en el que sí, por ejemplo, ha sonado ese “Persecución” de los Pistones adquirido en Cáceres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s