21 de abril. Mi banda sonora.

Hoy me he levantado con una contractura en la espalda brutal. Hoy he recibido un disco que hace unas semanas ni sospechaba que iba a formar parte de mi colección. Es el “Chasing yesterday” de Noel Gallagher’s High Flying Birds. No es el disco del año (es es el de Sufjan Stevens y lo sabéis) pero hay canciones, buenas canciones. Mi favorita, la que encabeza este post.

Hoy a la mañana he mantenido una posición de escorzo constante. He estado con Ángel. No voy a emplear su pseudónimo en la red por no desenmascarar al personaje. Ni a la persona. Ángel también es un cienfebrista pero, del mismo modo que Rosa Díez asevera que la mayor parte del pueblo español es votante de UPyD sin saberlo, él ignora que lo es. Cienfebrista digo. Vamos a intentar demostrarlo en el futuro. Con K.

Hoy por la tarde Kepa, mi jefe, ha intentado calmar mi molestia dorsal. Luego he escuchado el nuevo disco de los getxotarras McEnroe. Yo reconozco que tendrán su aquel y tal pero a mí, a decir verdad, me aburren. Después he escuchado el álbum “Las cosas” de Isasa. Propuesta muy interesante: un trabajo instrumental de guitarra acústica que suena delicado y áspero, fresco y desértico. Hipnótico. Muy hipnótico. Sorprendente.

Hoy por la noche tenía pensado ir a correr pero no lo he hecho porque el dolor no ha remitido. Hoy me acostaré con una contractura en la espalda brutal.

La banda sonora del 21 de abril de 2015. Hela.

Anuncios

15 de abril. Mi Banda Sonora.

Como en otras ocasiones, hoy me levanté tarareando una canción sin que pueda advertir ninguna explicación de que fuese esa y no otra. En este caso, “El momento más feliz” de La Casa Azul. Lo curioso es que de forma totalmente inconsciente, media hora después o así, me encontré tarareando otra, “What if” de Lightning Seeds. Al hacerlo, me entraron ganas de ponerme el disco al que pertenece, “Dizzy heights”, y procedí a ello. Cual fue mi sorpresa al comprobar que el reproductor de CD no lo leía. Se debe, entiendo, a que el CD en cuestión era grabado. Sí, este disco lo pirateé cuando esta labor tenía un proceso casi artesanal, a saber: consigue el CD original, contacta con alguien que tenga grabadora, pásale el disco, compra CD virgen, fotocopia carátula en color y el libreto, si merece la pena, en blanco y negro y, tras todo este proceso, tendrás un CD tostao que coleccionarás como si fuese original. Pues bien. Así es el “Dizzy Heights”.

Ante este, digamos, problema, me he puesto otro CD de los británicos, concretamente el “Jollification”, el cual recuerdo que me costó una pasta (cerca de las 4.000 pesetas) ya que me lo trajeron los de Power Records de importación. Otro muy buen disco de pop amable con un buen número de hits (“Lucky you”, “Marvellous” o “Perfect”). Ciertamente, tuve una época en la que padecí fiebre con esta banda. Capitaneados por Ian Broudie, me resultaban uno de los grupos del saco brit-pop de los 90 más cercanos al pop británico new romantic de los 80 (sí, el que escuchaban mis hermanos). Además de esos dos trabajos, sacaron luego otro, “Tilt”, de tintes más electrónicos del que me suelo enorgullecer de dárselo a conocer a uno de mis referentes o gurús musicales, Javi, y, lo que es mejor, que le gustase bastante.

Por la tarde, he comprado el “Dizzy Heights”. Ahora sí lo tendré en original. Junto a este ha caído el de Noel Gallagher que ha vuelto a quedarse a un precio majo. Y la sesión vespertina de escucha la han protagonizado, a través de Spotify, los recopilatorios de VampiSoul “Sensacional Soul”.

Esta ha sido la banda sonora de hoy, 15 de abril de 2015. Buenas noches.

31 de marzo. Mi Banda Sonora.

chicas

Esta mañana me ha costado mi tiempo llegar al aula 302 de la Universidad de Deusto. Bueno, supongo que a un aula 302 de la Universidad de Deusto. La clase en cuestión era la de #GizaSareaUD, capitaneada o coordinada, que no impartida, por Asier Gallastegi. Ahí hemos estado, Asier Félix y yo, charlando con las chavalas y chavales, con los futuros Educadores Sociales, de eso, de la profesión, de las TIC y, claro, de las #EdusoHistorias. Que me ha costado llegar, decía. Y en ese trayecto he aprovechado para darle otra vuelta al disco de Noel Gallagher. Y ya, decidido, si el martes de la semana que viene sigue a ese precio o a uno parecido, me lo compraré. Los cinco últimos temas (de diez) de ese “Chasing yesterday” me han parecido realmente buenos (los otros cinco un poco más anodinos, la verdad)

Por la mañana me ha llegado el segundo volumen de ¡Chicas!, recopilatorio de voces femeninas de la España de los 60 y 70, onda yeye, con guiños souleros y demás. Sólo he escuchado la cara C (la cara A del segundo disco) y, por ejemplo, me ha sorprendido muchísimo descubrir todo un temazo titulado “Contigo” interpretado, atención, por Paloma San Basilio. Ahí queda eso.

Yendo al curro, lo nuevo de Sufjan Stevens, “Carrie & Lowell”, que ya se puede escuchar íntegramente en Spotify. Precioso, delicado, emotivo, cautivador, bonito. Muy bonito. Sofisticado folk-pop preciosista, accesible para todos los públicos. Me ha encantado. Le seguiremos dando más escuchas.

Esta ha sido la banda sonora de mi 31 de marzo de 2015.

30 de marzo. Mi Banda Sonora.

nn_ss

El sábado fui a Long Play, la única tienda de discos que queda abierta en el pueblo, a recoger, supuestamente, el último disco de Belle & Sebastian. Nunca llegó. El que lo hizo fue su segundo álbum, el delicioso “If you’re feeling sinister”, disco que ya poseo. Se ve que ella, la tendera, o yo nos confundimos a la hora de hacer el encargo unas semanas antes. Me iba de la tienda con las manos vacías hasta que en el escaparate vi el EP “Nuevas Sensaciones” de Los Planetas.

El domingo pinché el EP “Nuevas sensaciones” de Los Planetas en casa. Mi absurda, ególatra y, por otra parte, entretenida vocación de compartir mis compras o lo que escucho en Facebook, originó una entretenida conversación entre Javi, Alejandro y yo mismo. En resumen, se trató el valor de las reediciones, el precio de los singles y se juzgó, por enésima vez, a la banda granadina. ¿Conclusiones? Javi y yo acostumbramos a dejarnos robar. Respecto a lo que se dijo sobre J y cía., copio, literalmente, lo que escribió mi amigo Javi al respecto: “Los Planetas están sobrevalorados por sus fans e infravalorados por sus detractores”. Me pareció un comentario bastante acertado.

Hoy mi yo consumista se ha dado un garbeo por Amazon y ha encontrado dos novedades discográficas a precios realmente atractivos. Tan atractivos que me he escuchado ambas referencias. Dos títulos que, de no ser por esos precios, no me llamaban especialmente la atención. Los discos son el “Chasing Yesterday” de Noel Gallagher’s High Flying Birds y el “Our love” de Caribou. El primero de ellos me ha sorprendido positivamente. Tampoco es que sea la repera pero costando 16 eureles la edición de doble LP igual me lo pillo. El de Caribou, aún más barato (14 con algo), me ha resultado más duro, menos accesible, pero con visos de que, a más escuchas, vaya ganando. No sé, igual también cae. 30 pavos por los dos no me parece para nada caro.

Y ésta, amigos, ha sido mi banda sonora del 30 de marzo de 2015, con ciertos guiños a los días 28 y 29.